Minería romana.

Fotografía: Sector central de la mina de oro desde el mirador de Orellán (Ruta Perimetral).

Minería romana.

Asentamientos prerromanos y romanos.

Fotografía: Sector I del Castrelín de San Juan de Paluezas, castro prerromano (Ruta de los Poblados).

Asentamientos prerromanos y romanos.

Red hidráulica.

Canal de abastecimiento (o 'corrugi') en el Valle Airoso (La Cabrera).

Red hidráulica.

Elementos de interés natural y cultural.

Lago Somido - primer plano - y sector central de la mina de oro - segundo plano (senda del lago Somido).

Elementos de interés natural y cultural.

Elementos de interés natural y cultural.

Lago de Carucedo (Senda del lago de Carucedo).

Elementos de interés natural y cultural.

Técnicas mineras romanas

 

Una vez descubierta y valorada la riqueza del yacimiento minero a través de prospecciones, la primera fase de explotación consistía en abatir y deshacer el conglomerado aurífero. Las técnicas empleadas variaron en función de las características del conglomerado:

 

- Cuando éste no poseía mucha potencia o sólo era necesario extraer una capa del mismo, bastaba con utilizar el agua como agente erosivo por gravedad. 

 


 

 - Cuando se contaba con una pendiente considerable, el agua se arrojaba desde los depósitos para que fuese arrastrando el conglomerado aurífero, como si de una cárcava o zanja artificial se tratase. Este sistema puede observarse muy bien en las zanjas de El Couso y La Furnia, al este del Mirador de Orellán.

 

- En otros casos, como en La Frisga, los niveles más ricos en oro se explotaron selectivamente, haciendo sucesivos surcos convergentes por donde se arrojaba el agua para arrastrar todo el conglomerado.

 

 

- Cuando la masa a abatir era más gruesa (a veces hasta más de 100 m) la técnica empleada fue la que Plinio El Viejo denominó ruina montium, es decir "el derrumbe de los montes". Este sistema puede comprenderse muy bien desde el Mirador de Orellán: el conglomerado era minado por un conjunto de galerías y pozos por los que se introducía el agua para provocar su total derrumbamiento. Esta técnica se aplicó para alcanzar de una sola vez los niveles que poseían más oro. Es posible que La Cuevona y La Cueva de la Encantada sean restos de este procedimiento que, con el paso del tiempo, se han venido abajo.

 

 

 

La segunda fase del proceso era el lavado del aluvión. También aquí el agua era importante ya que tras servir como fuerza de extracción y arrastre del conglomerado, el flujo resultante se encauzaba hacia unos canalones de madera donde las partículas de oro quedaban depositadas por gravedad. Aunque estos (agogae) no se han conservado, si que han quedado las evidencias sobre el terreno del lugar donde estarían colocados. En la Llagúa de Yeres se ven con gran claridad.

 

 

 

 

El último paso del proceso de explotación aurífera era la evacuación de los materiales estériles. Los estériles más gruesos, los cantos rodados más grandes, eran apilados a mano en grandes montones antes de que el conglomerado pasase por las agogae. Hoy en día pueden verse estas acumulaciones de cantos o "murias" en el paisaje de Las Médulas.

 

 

 

 

 

 

 

Los estériles más finos eran evacuados fuera de la mina. La envergadura de estos materiales es tal que rellenaron antiguos valles, como en la zona de Chaos de Maseiros, al noroeste de Las Médulas, donde, al formar una barrera artificial, propiciaron la aparición del lago de Carucedo.

 

 

La actividad minera romana cambió los sistemas de drenaje natural, formándose así los lagos y humedales de Las Médulas (Senda Lago Somido / Lago de Carucedo), cuya fauna y flora son actualmente objeto de protección medioambiental.

 

 

 

   


 

Red hidráulica

 

El control del agua: canales y depósitos.

Las Médulas en cifras

 


¿Cuánto oro se consiguió?, ¿Cuál es la extensión de la superficie transformada? ...

Técnicas mineras

 

Descripción de las técnicas romanas de explotación minera.

 

Organización social

 

Las nuevas estructuras sociales y territoriales.

 

Patronato de la Fundación Las Médulas

Entidades públicas:

 

 

Entidades privadas:

Gas Natural Fenosa  Fundación MonteLeón  Instituto de Estudios Bercianos